theshadowtech

We develop the light and the future

¿Vale la pena usar un almacenamiento de estado sólido?

Introducción

Usar un almacenamiento de estado sólido (SSD) en tu sistema puede hacer que sea bastante más rápido y también que el servidor de archivos se comporte más eficientemente. Los discos SSD no sufren con los problemas causados por la vibración que los HDDs pueden tener, y son significativamente más rápidos. Una desventaja es que los SSDs son significativamente más caros por gigabyte y por cantidad de almacenamiento que los HDDs. Hay diferentes formas de conectarlo a tu computadora, aunque la mayoría usan un puerto SATA como la imagen anterior muestra. El otro tipo de puerto que pueden usar es el puerto NVMe que es significativamente más rápido.

Cuando se trata de desempeño en una computadora, el almacenamiento es a menudo la limitante más importante.

Cuando se trata de rendimiento, un SSD es una de las mejores maneras de mejorar el rendimiento de su computadora.

SSD es más rápido que HDD porque SSD no necesita un plato giratorio o un cabezal magnético giratorio como lo hace HDD. En cambio, los datos se almacenan en pequeños condensadores que mantienen la carga durante horas o incluso días, lo que permite tiempos de acceso rápidos y transferencias rápidas entre ubicaciones de memoria. ¿El único inconveniente de usar un SSD sobre un HDD? Precio: cuestan más que los discos duros tradicionales. Si está dispuesto a renunciar a algo de dinero extra cada mes, pero necesita mejores velocidades (y confiabilidad), ¡le recomendamos que elija un SSD como su dispositivo de almacenamiento principal!

Producto recomendado: gtx 1660

Otro beneficio de usar unidades de estado sólido sobre los discos duros normales: son mucho más pequeños que los tradicionales; lo que significa que se pueden usar dentro de computadoras más grandes sin tener problemas para encajar todo lo demás en el interior demasiado bien … lo que podría causar problemas en el futuro si algo sale mal con cualquiera de los componentes (lea más a continuación).

Hay tres tipos principales de almacenamiento, y cada uno tiene sus pros y sus contras.

  • HDD: este tipo de almacenamiento está basado en disco rígido. Los discos duros son más seguros que el sistema del disco duro USB, pero también requieren mucha energía y el costo de mantenimiento es alto.
  • SSD: Se trata de una tecnología compacta que se ve como un juego de palabras entre “solid-state drive” (SSD) y “solid-state hybrid drive” (SSHD). Es un dispositivo con capacidad para almacenar grandes cantidades de datos, pero no tiene las mismas características que los discos rígidos tradicionales.
  • SSHD vs HDD/SDD: El SSD es un dispositivo ideal para aquellos lectores que necesitan mucha velocidad, ya que puede ser cargado directamente desde la tarjeta madre sin necesidad de agregar ninguna tarjeta externa o instalar software adicionales en el sistema operativo. La mayoría de los SSDs tienen capacidad hasta 4 TB -un límite superior a la mayoría del tipo M2 NVMe-y su precio rivaliza con la versión tradicional SATA

Los discos mecánicos giran hasta muchas veces por segundo cuando están siendo accedidos, y eso puede causar problemas menores o no tan menores.

El principal inconveniente del HDD es que es más lento que los SSD. Esto puede ser un problema, especialmente si está tratando de acceder a sus datos rápidamente. Si desea leer algo de un disco duro y tarda más de lo habitual, o si hay otras aplicaciones ejecutándose en segundo plano, es posible que espere más de lo normal para que las cosas sucedan en la pantalla.

Si bien esto puede parecer una molestia a primera vista, y tal vez incluso un poco molesto, en realidad podría conducir a problemas más graves en el futuro: falla debido a la vibración; daño por calor; interferencia electromagnética

Usar un disco de estado sólido (SSD) en tu sistema puede hacer que sea bastante más rápido.

Al igual que los discos duros, los SSD son dispositivos de almacenamiento que almacenan datos en sus propios platos magnéticos. Sin embargo, a diferencia de los hdd, los SSD son más caros que los discos duros tradicionales y tienen un costo mucho mayor por gigabyte (GB). En promedio, un SSD costará entre $0.50 y $1 por GB, mientras que un HDD estándar se puede encontrar en alrededor de $0.05-0.10 por GB.

La razón por la que son tan caros es porque necesitan menos energía para funcionar que los discos duros tradicionales; lo que significa que se necesita menos energía para mover la información del plato a la RAM o a otras partes del hardware de su sistema informático, ¡como la propia RAM! Esto significa menos generación de calor en su máquina, así como una mayor duración de la batería, ya que no hay partes móviles dentro de su caja como lo habría si estuviera utilizando algún otro tipo de dispositivo de almacenamiento como discos ópticos o unidades de cinta”.

Vídeo recomendado:

https://youtu.be/wlzIzwOxDAk

Los SSDs tampoco sufren con los problemas causados por la vibración que los HDDs pueden tener.

Los SSDs no sufren con los problemas causados por la vibración que los HDDs pueden tener.

Los SSDs no se rompen fácilmente, y eso es muy importante si vas a usar este tipo de almacenamiento para tu PC. Si te llevas una caja de vídeo y la dejas en el sofá durante muchos días, podría romperse alguna pieza del equipo que contiene el disco duro. En cambio, no hay ningún problema con un SSD; si lo golpes contra algo que sea muy fuerte como un mueble o un fierro giratorio (por ejemplo), sólo le harás daño a tu disco duro interno y tardarás en volverlo a montar correctamente para evitar que sufre daño permanentemente como resultado de las lesiones causadas por la vibración producida por el impacto directamente sobre el disco durante un viaje larguero en transportes poco controlados del mercado mayorista -por ejemplo: buscando trabajo).

Una desventaja de los SSDs es que son significativamente más caros por gigabyte y por cantidad de almacenamiento que los HDDs.

Otra desventaja de los SSD es que son significativamente más caros por gigabyte y por cantidad de almacenamiento que los HDD. Esto puede no importarle si todos sus datos son relativamente pequeños, pero si tiene muchos archivos grandes de software o medios más antiguos que se han almacenado en un SSD durante años, puede sumar rápidamente más costos que un HDD tradicional.

Los SSD también tienen una ventaja sobre los HDD en términos de velocidad de escritura: pueden escribir más de 1 GB / s (gigabytes por segundo), mientras que los HDD solo pueden administrar alrededor de 70 MB / s cuando escriben a plena capacidad (lo que significa menos de la mitad de rápido). Si alguien estuviera tratando de descargar archivos de su computadora lo suficientemente rápido como para que esta diferencia importe, por ejemplo, cargar Netflix antes de acostarse, les llevaría más tiempo con un disco duro porque simplemente hay menos espacio disponible dentro de él.

Hay diferentes formas de conectarlo a tu computadora, aunque la mayoría usan un puerto SATA como la imagen anterior muestra.

Deberá decidir si desea conectar su dispositivo de almacenamiento de datos a su computadora a través de un puerto en la parte posterior de su placa base, llamado SATA (Serial ATA). Este es el tipo de conexión más común y funciona con la mayoría de las computadoras. También es relativamente barato, en comparación con otras conexiones como NVMe o M.2; sin embargo, es más lento que estos métodos más nuevos porque los datos deben transferirse a través de cables en lugar de enviarse a través de una conexión inalámbrica directa.

https://dychinapha.com/d.mMFHzTdMGWNavzZVG/U_/mermq9wuMZpU/lEkaPxTLQV1cMZDnI/3kN/DWAgtHN-DLURweMCjccy0HMEQZ

Si está buscando más velocidad pero aún desea algo económico, considere conectarse directamente desde un SSD a través de ranuras M.2 en las placas base, ¡como esta! Sin embargo, al elegir entre estos dos tipos de conexiones, recuerde una cosa: ambas funcionarán bien siempre que sean compatibles entre sí; sin embargo, a veces puede haber problemas de compatibilidad entre diferentes modelos, lo que resulta en un rendimiento general más lento debido a que hay dos estándares diferentes en juego simultáneamente”.

Video recomendado:

https://youtu.be/_SFbzVz14A8

Conclusión

Si estás preguntando si vale la pena usar un almacenamiento de estado sólido, la respuesta es que sí. Los SSDs son muy rápidos y pueden ayudarte a mejorar el desempeño de tu computadora. El problema es que no hay muchos modelos disponibles en tiendas físicas (dirigidas por personas), pero existe un gran número de discos SSDs en el mercado comercial y algunos modelos tienen precios muy bajos. No obstante, puedes conseguir algunas piezas de montaje para crear tu propia configuración personalizada


Leave a Reply

Your email address will not be published.